La industria de la pérdida de peso está llena de mitos.

A menudo se aconseja a las personas que hagan todo tipo de locuras, la mayoría de las cuales no tienen pruebas que las respalden.